CLICK HERE FOR BLOGGER TEMPLATES AND MYSPACE LAYOUTS »

miércoles, 9 de enero de 2008

3 viejos



Una mujer regaba el jardin de su casa y vio a tres viejos con sus años de experiencia frente a su jardín. Ella no los conocía y les dijo: No creo conocerlos, pero deben tener hambre. Por favor entren a mi casa para que coman algo.

Ellos preguntaron:-¿Está el hombre de la casa?

-No, respondió ella , no está

-Entonces no podemos entrar, dijeron ellos.

Al atardecer, cuando el marido llegó, ella le contó lo sucedido

-¡Entonces diles que ya llegué invítalos a pasar! .
La mujer salió a invitar a los hombres a pasar a su casa.

-No podemos entrar a una casa los tres juntos, explicaron los viejitos.

-¿Por qué?, quiso saber ella.Uno de los hombres apuntó hacia otro de sus amigos y explicó: Su nombre es Riqueza. Luego indicó hacia el otro. Su nombre es Éxito y yo me llamo Amor. Ahora ve adentro y decide con tu marido a cuál de
nosotros 3 desean invitar a vuestra casa.

La mujer entró a su casa y le contó a su marido lo que ellos le dijeron.
El hombre se puso felíz: ¡Qué bueno! Y ya que así es el asunto entonces invitemos a Riqueza, que entre y llene nuestra casa. Su esposa no estuvo de acuerdo: Querido, ¿porqué no invitamos a Exito?

La hija del matrimonio estaba escuchando desde la otra esquina de la casa y vino corriendo.

¿No sería mejor invitar a Amor? Nuestro hogar estaría
entonces lleno de amor.

Hagamos caso del consejo de nuestra hija, dijo el esposo a su mujer. Ve afuera e invita a Amor a que sea nuestro huesped.

La esposa salió y les preguntó¿Cuál de ustedes es
Amor? Por favor que venga y que sea nuestro invitado. Amor se sentó en su silla y comenzó a avanzar hacia la casa.

Los otros 2 también se levantaron y le siguieron. Sorprendida, la dama les preguntó a Riqueza y a Exito: Yo invité sólo a Amor ¿porqué Uds. también vienen?.

Los viejos respondieron juntos:-Si hubieras invitado a Riqueza o a Éxito los otros 2 habrían permanecido afuera, pero ya que invitaste a Amor, donde vaya él, nosotros vamos con él. Donde quiera que hay amor, hay también riqueza y éxito.

ZANAHORIAS, HUEVOS Y CAFÉ



Había una vez una hija que a menudo se quejaba a su padre acerca de su vida y cómo las cosas le resultaban tan difíciles. No sabía como hacer para seguir adelante y creía que se daría por vencida. Estaba cansada de luchar. Parecía que cuando solucionaba un problema, aparecía otro.

Su padre, un chef de cocina, la llevó a su lugar de trabajo. Allí llenó tres ollas con agua y las colocó sobre fuego fuerte. Pronto el agua de las tres ollas estaba hirviendo. En una colocó zanahorias, en otra colocó huevos y en la última colocó granos de café.

Las dejó hervir sin decir palabra.

La hija esperó impacientemente, preguntándose que estaría haciendo su padre. A los veinte minutos el padre apagó el fuego. Sacó la zanahorias y las puso en un tazón. Sacó los huevos y los puso en otro tazón. Sacó el café y lo puso en un tercer tazón.

Mirando a su hija le dijo: "Querida ¿qué ves?”

"Zanahorias huevos y café"- fue su respuesta.

Entonces la hizo acercarse y le pidió que tocara las zanahorias. Ella lo hizo y notó que estaban blandas.

Luego le pidió que tomara un huevo y lo rompiera... Luego de sacarle la cáscara observó que estaba duro.

Luego le pidió que probara el café. Ella sonrió mientras disfrutaba de su rico aroma.

Humildemente la hija preguntó: "¿Qué significa esto, padre?"

Él le explicó que los tres elementos habían enfrentado la misma adversidad: agua hirviendo, pero habían reaccionado en forma diferente.

La zanahoria llegó al agua, fuerte, dura... pero después de pasar por el agua hirviendo se había vuelto débil, fácil de deshacer.

El huevo había llegado al agua frágil. Su cáscara fina protegía su interior líquido. Pero después de estar en agua hirviendo, su interior se había endurecido...

Los granos de café sin embargo eran únicos. Después de estar en agua hirviendo, habían cambiado el agua.

"¿Cuál eres tú?", le preguntó a su hija. Cuando la adversidad llama a tu puerta ¿cómo respondes? ¿Eres una zanahoria, un huevo o un grano de café?"

Así como el oro debe pasar por el fuego para ser purificado, los seres humanos necesitamos pruebas para pulir nuestro carácter. Lo mas importante es cómo reaccionamos frente a ellas.

cuándo la adversidad aparece, ¿cómo la enfrentamos?

¿los problemas nos transforman positiva o negativamente?

martes, 8 de enero de 2008

En un avión...


- ¿Cuál es el problema, Sra.? - Pregunta la azafata.


- ¿Es que no lo ve? - Responde la dama - Me colocaron junto a un negro. No soporto estar lado de uno de estos seres repugnantes. ¡Denme otro asiento!


- Por favor, cálmese… - dice la azafata - Casi todos los asientos estan ocupados. Voy a ver si hay un lugar disponible.


La azafata se aleja y vuelve de nuevo algunos minutos más tarde:


- Sra., como yo pensaba, no hay ya ningún lugar libre en la clase económica. Hablé con el comandante y me confirmó que no hay más sitios disponibles en la clase económica. No obstante, tenemos aún un lugar en primera clase.


Antes de que la dama pueda hacer el menor comentario, la azafata sigue:


- Es del todo inusual permitir a una persona de la clase económica sentarse en primera clase. Pero, vistas las circunstancias, el comandante encuentra que sería escandaloso obligar a alguien a sentarse junto a una persona tan repugnante.


Y dirigiéndose al negro, la azafata le dice:

- Si el Sr. Lo desea, tome su equipaje de mano, ya que un asiento en primera clase le espera.

Y todos los pasajeros alrededor, que, sorprendidos, asistían a la escena se levantaron y aplaudieron...

Si luchas contra el racismo devuelve este mensaje a todos tus amigos, pero no apages tu ordenador sin haberlo enviado al menos una persona. Es la semana de lucha contra el racismo, participa!!!!

lunes, 7 de enero de 2008

El árbol de manzanas



Hace mucho tiempo existía un enorme árbol de manzanas. Un pequeño niño lo amaba mucho y todos los días jugaba alrededor de él. Trepaba al árbol hasta el tope y el le daba sombra. El amaba al árbol y el árbol amaba al niño.

Pasó el tiempo y el pequeño niño creció y el nunca más volvió a jugar alrededor del enorme árbol.
Un día el muchacho regresó al árbol y escuchó que el árbol le dijo triste:
"¿Vienes a jugar conmigo?" pero el muchacho contestó "Ya no soy el niño de antes que jugaba alrededor de enormes árboles. Lo que ahora quiero son juguetes y necesito dinero para comprarlos".
"Lo siento, dijo el árbol, pero no tengo dinero... Te sugiero que tomes todas mis manzanas y las vendas. De esta manera tú obtendrás el dinero para tus juguetes".
El muchacho se sintió muy feliz.
Tomó todas las manzanas y obtuvo el dinero y el árbol volvió a ser feliz.

Pero el muchacho nunca volvió después de obtener el dinero y el árbol volvió a estar triste.
Tiempo después, el muchacho regresó y el árbol se puso feliz y le preguntó:
"¿Vienes a jugar conmigo?" "No tengo tiempo para jugar. Debo de trabajar para mi familia. Necesito una casa para compartir con mi esposa e hijos.
¿Puedes ayudarme?"... " Lo siento, pero no tengo una casa, pero...tú puedes cortar mis ramas y construir tu casa". El joven cortó todas las ramas del árbol y esto hizo feliz nuevamente al árbol, pero el joven nunca más volvió desde esa vez y el árbol volvió a estar triste y solitario.

Cierto día de un cálido verano, el hombre regresó y el árbol estaba encantado. "Vienes a jugar conmigo?" le preguntó el árbol. El hombre contestó "Estoy triste y volviéndome viejo.
Quiero un bote para navegar y descansar. ¿Puedes darme uno?". El árbol contestó: "Usa mi tronco para que puedas construir uno y así puedas navegar y ser feliz". El hombre cortó el tronco y construyó su bote. Luego se fue a navegar por un largo tiempo.

Finalmente regresó después de muchos años y el árbol le dijo:
"Lo siento mucho, pero ya no tenga nada que darte ni siquiera manzanas".
El hombre replicó "No tengo dientes para morder, ni fuerza para escalar... Por ahora ya estoy viejo".
Entonces el árbol con lágrimas en sus ojos le dijo, "Realmente no puedo darte nada.... la única cosa que me queda son mis raíces muertas". Y el hombre contestó: "Yo no necesito mucho ahora, solo un lugar para descansar. Estoy tan cansado después de tantos años".
"Bueno, las viejas raíces de un árbol, son el mejor lugar para recostarse y descansar.
Ven siéntate conmigo y descansa". El hombre se sentó junto al árbol y este feliz y contento sonrió con lágrimas.


Esta puede ser la historia de cada uno de nosotros.
El árbol podían ser son nuestros padres.
Cuando somos niños, los amamos y jugamos con papá y mamá...
Cuando crecemos los dejamos .....sólo regresamos a ellos cuando los necesitamos o estamos en problemas...
No importa lo que sea, ellos siempre están allí para darnos todo lo que puedan y hacernos felices.
Tú puedes pensar que el muchacho es cruel contra el árbol, pero es así como nosotros tratamos a nuestros padres...

Valoremos a nuestros padres mientras los tengamos a nuestro lado y si ya no están, que la llama de su amor viva por siempre en tu corazón y su recuerdo te dé fuerza cuando estás cansado...


Tomado de aquí

domingo, 6 de enero de 2008

FELICIDAD



Casi todas las personas son tan felices como se deciden a serlo.

La Felicidad no admite esperas. Atrápala aqui y ahora, o la perderás para siempre.

Nada es bueno o malo, sino que el pensamiento es lo que hace que las cosas sean buenas o malas.

Tienes que pasar un buen rato cuando te encuentres con la gente, si esperas que los demás lo pasen bien cuando se encuentren contigo.

Los actos hablan en voz más alta que las palabras, y una sonrisa expresa: “Me gustas. Me causas felicidad, Me alegro tanto de verte.”

Esfuérzate en sonreír. Si estás solo, silba o tararea o canta, Procede como si fueras feliz, y eso contribuirá a hacerte feliz. Se ha comprobado que al sonreir se segregan endorfinas, la "hormona de la felicidad", un euforizante natural.

Cada vez que salgas al aire libre, retrae el mentón, lleva erguida la cabeza y llena los pulmones hasta que no puedas más; bebe el sol; saluda a tus amigos con una sonrisa, y pon el alma en cada apretón de manos. No temas ser mal comprendido y no pierdas ni un minuto en pensar en tus enemigos.

Enfrente del espejo, busca la mímica de una sonrisa graciosa que armonice bien con tu rostro. Cada vez que pases junto a un espejo, piense en ello y rehazlo.

Durante todo el día esfuérzate en sonreír de forma exagerada, sin miedo al ridiculo. Esto te ayudará a suavizar y acostumbrar a trabajar el grupo de músculos faciales que provocan la sonrisa. En una semana sonreirás con toda facilidad.

A partir de hoy, cuando abordes a una persona, esfuérzate en sonreírle incluso antes de hablarle.

Antes de entrar en la oficina de un presunto cliente, detente siempre a pensar por un instante en las muchas cosas por las cuales estás complacido, obtén así una sonrisa llena de felicidad, y entra en la oficina cuando la sonrisa se esté desvaneciendo.

Sonrie. Y recuerda que el nonbre de una persona es para ella el sonido más dulce e importante que pueda escuchar.

Se buen oyente y alienta a los demás a hablar de si mismos.

Interesate auténticamente en las demás personas. Muestra simpatía por las ideas y deseos del prójimo.

Elogia hasta el menor progreso y elogia todos los progresos. "Se caluroso en tu aprobación y abundante en el elógio".

Alienta a los demás. Haz que los defectos parezcan fáciles de corregir.

No critiques.

Demuestra que aprecias horadamente las buenas cualidades.

Se cortés y ten pequeñas atenciones.

Tomado de aquí

Asado a la Melancolia

Para hacer esta receta usted necesita:

365 días de abandono
52 semanas de olvidos incansables
3600 segundos de lágrimas desbordadas
1478 besos negados
1/4 de vida sin su media naranja
Un sin fin de excusas
2 cucharadas de nostalgia; y
Todos los trozos de su corazón roto

Procedimiento:

Una vez transcurridos los días de abandono y las terribles semanas de olvidos incansables, deberá derramar sus lágrimas durante 3600 segundos, no se preocupe si no puede dejar de llorar, entre mas sentimiento mejor será el resultado.
Cuando usted haya asimilado que 1478 besos se le han sido negados, podrá justificar, con el sin fin de excusas, ese cuarto de vida que ha pasado sin la persona amada (Nota: La cantidad de besos omitidos puede variar según cada persona).
Junte cada uno de los pedazos de su corazón y únalos con las dos cucharadas de nostalgia (Nota: Esto puede tardar en pegar).
Para dalre sabor puede agregar una botella del vino de su preferencia, una caja jumbo de pañuelos desechables y un hermoso atardecer. Recuerde que la ambientación musical favorece a la cocción.
*Esta receta puede causar:
Senimentalismo extremo y una rara sensación de vacío, sin mencionar que los estragos de este desahogo son dependen de los ingredientes.

Obtenido de aquí